Halitosis: causas y tratamiento

La halitosis es un problema común que causa vergüenza y ansiedad social a muchas personas, a pesar de que en la mayor parte de los casos es prevenible y tiene solución.

Origen del mal aliento

Las causas pueden ser diversas. La halitosis puede deberse a trastornos del aparato respiratorio (sinusitis, pólipos nasales, bronquitis…), del aparato digestivo (reflujos gástricos), enfermedades hepáticas o renales, la diabetes…

Sin embargo, en el 90% de los casos el problema proviene de la propia cavidad oral, normalmente por la acumulación de placa bacteriana que, cuando se descompone, desprende mal olor. Estas son las principales razones:

  • Mala higiene bucodental. La placa bacteriana, la irritación de las encías y las patologías como la caries, la gingivitis y la periodontitis provocan mal sabor de boca y halitosis.
  • Algunos alimentos, como las cebollas, el ajo y las especias, también pueden causar mal aliento.
  • La nicotina y el alquitrán del tabaco provocan su propio olor desagradable en la cavidad oral.
  • El síndrome de la boca seca o xerostomía. La saliva contribuye a controlar la proliferación de los microorganismos que causan mal olor, por lo que si las glándulas salivales sufren alguna alteración en su funcionamiento corremos el riesgo de que aumente la placa bacteriana.
  • Algunos medicamentos liberan sustancias químicas que provocan mal aliento.

Tratamiento de la halitosis

Lo fundamental, como siempre, es mantener una buena higiene bucal. Si tu mal aliento se debe a una acumulación de placa en los dientes, tu dentista en Málaga puede recomendarte un enjuague bucal o dentifríco con agentes antibióticos específicos para la eliminación de las bacterias.

Es importante no olvidar tampoco la limpieza de la lengua, ya sea con un cepillo de dientes o con un rascador lingual. Y, si utilizas prótesis o aparatos de ortodoncia, no olvides limpiarlos a fondo al menos una vez al día.

Evita la sequedad oral bebiendo mucha agua y evitando el café, los refrescos y el alcohol. Mastica chicles sin azúcar para estimular la producción de saliva. Si sufres sequedad de boca crónica, el odontólogo puede recetarte un medicamento oral que aumente su flujo.

Si ya has desarrollado una enfermedad de las encías, es posible que sea un periodoncista o un higienista dental profesional quien se encargue de tu problema.

Programa visitas regulares en nuestra clínica dental en Málaga para constatar el estado de tu cavidad oral. El equipo de dentistas de Clínica García de Molina te ayudará a acabar con la halitosis. Pídenos información.