Causas del mal aliento y cómo evitarlo

Una mayor sensibilización de la población por la higiene oral nos hace prestar más atención al mal aliento. La halitosis puede ser un problema de salud pero, sin duda, también es incómodo a nivel social. Con el uso de las mascarillas, muchos se han dado cuenta en los últimos meses de su mal aliento. En nuestro dentista en Málaga te hablamos hoy de los factores que provocan halitosis.

Insuficiente higiene oral

Es una de las causas más comunes. Aunque te cepilles los dientes todos los días puede que no dediques el tiempo necesario o que la técnica no sea correcta. La descomposición de la comida debido a las bacterias de la boca producen un olor desagradable. Es importante eliminar todos los restos de comida que quedan entre los dientes y en la lengua utilizando el cepillo adecuado, hilo dental y enjuague bucal.

Gingivitis

Se trata de la inflamación de las encías debido a la acumulación de placa bacteriana y sarro. Es un paso más de una higiene dental escasa. Muchos pacientes de nuestra clínica dental en Málaga se dan cuenta de que padecen una enfermedad gingival por el mal aliento.

Problemas estomacales y otras enfermedades

Si los alimentos que ingerimos no se descomponen correctamente en el intestino causan reflujo gástrico. A esto se le suman problemas de digestión, de estreñimiento o ciertos trastornos intestinales. Es más, tener el estómago vacío también puede provocar mal aliento ya que se reduce significativamente la producción de saliva.

El origen puede encontrarse en otras patologías previas como sinusitis o diabetes. Incluso en el consumo de algunos medicamentos.

Algunos alimentos desprenden un fuerte olor

En este caso el mal aliento es pasajero. Alimentos y bebidas como el ajo, la cebolla, el café o el alcohol son los culpables de un aliento intenso. La solución es sencilla: evitar su consumo. Se unen a este grupo hábitos poco saludables como fumar. Los culpables del mal aliento son los agentes nocivos del tabaco que se desprenden en forma de humo y que provocan sequedad bucal.

Para acabar con el mal aliento la solución más urgente es comprometerse con una profunda y rigurosa rutina de higiene oral. Además, beber agua frecuentemente para evitar la sequedad y llevar un control en la alimentación. Si sufres halitosis y desconoces el motivo, pide cita en nuestra clínica dental para encontrar una solución que se ajuste a la causa.